La Maestá, Duccio

Maestá de Duccio

La Maestá de Duccio es una de las obras maestras de la pintura del siglo XIV. El pintor de la Escuela de Siena recibió este encargo para decorar el altar mayor de la catedral de la urbe. Es un gran retablo dividido en tres partes y está pintada por los dos lados. La escena que vemos se halla en el panel central de la parte frontal. En ella vemos a la Virgen entronizada con el niño rodeada de los apóstoles y santos. La escena muestra aún influencias bizantinas entre las que cabe resaltar el fondo dorado de la composición. Sin embargo, observamos ya las novedades que caracterizaron la evolución del arte italiano: sensación de tridimensionalidad gracias a la creación de un espacio arquitectónico (el trono de la Virgen) y el exquisito tratamiento de los ropajes, especialmente el manto azul de la Virgen. Actualmente la obra se puede ver en el Museo dell’Opera Metropolitana del Duomo, Siena. Aquí se puede ver el retablo al completo, parte frontal y reverso.

Los efectos del buen gobierno en la ciudad, Ambrogio Lorenzetti

Efectos del buen gobierno en la ciudad

Efectos del buen gobierno en la ciudad (1338-1340), de Ambrogio Lorenzetti, es uno de los murales correspondientes al programa iconográfico emprendido por el partido guelfo (partidarios del papa) en la ciudad de Siena. Las autoridades municipales querían reflejar los beneficios que traerían sus políticas para los habitantes de la urbe. Dicho programa iconográfico fue elaborado por Ambrogio y su hermano Pietro y se plasmó en una serie de murales ubicados en el ayuntamiento municipal. Cuando los visitantes entraban en el Palazzo primero veían los efectos del mal gobierno y al girar la vista a la derecha observaban los beneficios del buen gobierno de sus regidores. En el fresco se pueden apreciar las innovaciones que estaba experimentando la pintura italiana del siglo XIV: se da mayor importancia a la perspectiva, se narra un tema profano y se trata que haya sensación de profundidad. Los efectos del buen gobierno se pueden resumir en seguridad (los caballeros paseando por la urbe), abundancia (por la cantidad de mercancias que circulan) y la armonía entre los ciudadanos. El mural se puede ver en la Sala de la paz del Palacio Público de Siena.