La muerte de Viriato, Madrazo

A

La muerte de Viriato es una pintura histórica realizada por el artista español José de Madrazo en 1807. A comienzos del siglo XIX el mundo vivía una época de cambio. A las ideas de progreso y esperanza por el futuro amparadas por el estallido de la Revolución Francesa les acompañó una reacción nostálgica que buscaba una época de pureza en el pasado. El Neoclasicismo y el Romanticismo se unen en este cuadro que explora uno de los hechos míticos de la historiografía española: la muerte del caudillo lusitano Viriato. David había comenzado a realizar obras temáticas sobre el sacrificio cívico de personajes de la Antigüedad. Madrazo pone aquí el ejemplo de Viriato, luchador por la libertad frente a la invasión romana. La estética también está muy influenciada por el pintor francés, con abundancia de ángulos rectos y las pomposas vestimentas de estilo griego. El centro de la composición lo forma el lecho del fallecido caudillo. La obra se puede ver en el Museo del Prado. Click para ampliar.

El Parnaso, Mengs

A

El Parnaso es una obra realizada por el pintor neoclásico Anton Raphael Mengs en el año 1761. El autor rescata temas de la antigüedad clásica y su estilo manifiesta una evidente idealización que recuerda a la de los pintores del Renacimiento. Concretamente, Mengs siempre admiró a Rafael Sanzio, quien también realizó una obra sobre El Parnaso y al cual aquí busca imitar. La columna dórica del centro de la imagen refleja esa admiración recuperada por la cultura griega. En la mitología griega El Parnaso era el lugar donde se reunían las musas y Apolo, protector de los poetas. Podemos ver al dios en el centro de la composición sujetando una lira, símbolo de la poesía y el canto, rodeado por las nueve musas. El Neoclasicismo también muestra un gran gusto por los ángulos rectos y la emisión de mensajes morales a sus espectadores, algo que desarrollará sobre todo el gran pintor de la Revolución: David. El Parnaso se puede ver en el Museo del Hermitage, en San Petesburgo.