El tributo, Masaccio

a

El tributo es un fresco de la Capilla Brancacci, Florencia, realizado por el pintor Masaccio entre los años 1424-1427. La obra es una narración bíblica dividida en tres partes. En la primera, la central, un recaudador de impuestos pide a Jesucristo y su grupo que le paguen el impuesto debido a las autoridades del gobierno, ante lo cual Jesucristo le ordena a San Pedro que vaya a pescar. En la segunda, a la izquierda, San Pedro extrae del pez una moneda de oro. La tercera, a la derecha, muestra el pago de San Pedro al recaudador de impuestos. La escena iconográfica podría tener que ver con el oficio del mecenas de la obra, Felice Brancacci, un antiguo cónsul del mar que querría así reflejar al mar como fuente de riqueza.

El nacimiento de Venus, Sandro Botticelli

A

El nacimiento de Venus es una obra realizada por el artista florentino Sandro Botticelli en 1484. Está realizada con témpera sobre lienzo. Como obra Renacentista, recupera algunos de los cánones del arte antiguo como el desnudo femenino. La diosa Venus llega a la isla de Cítera sobre una concha empujada por los dioses alados. La espera para taparla la ninfa de la Primavera. Venus es representada al modo de las Venus Púdicas de la época antigua: trata de taparse el pecho mientras su pelo cubre sus partes íntimas. La diosa supone el centro de la composición y la belleza y armonía de sus rasgos embelesan al espectador. Tradicionalmente se ha creido que la obra fue encargada por los Médici, mecenas florentinos muy relacionados con el neoplatonismo, filosofía que tratan de plasmar con un programa iconográfico. Estudios recientes ponen en duda esta afirmación. La obra se puede ver en La Galería de los Uffizi, Florencia.