Los frescos de San Baudelio de Berlanga

A

Por frescos de San Baudelio de Berlanga nos referimos al conjunto de pinturas murales que recubrían la soriana iglesia de San Baudelio de Berlanga, construida a finales del siglo XI y en ocasiones llamada la “Capilla Sixtina” del Románico. La obra, en un lenguaje que oscila entre el colorido del fondo y la imaginación de las figuras, estaba compuesta por temas sacros y profanos. Gran parte de los frescos fueron trasladados el siglo pasado a museos estadounidenses. Lo que podemos ver en España es un depósito ingresado por el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York a cambio de la entrega del ábside de San Martín de Fuentidueña. El fresco de la imagen muestra a un elefante cargando sobre su lomo un castillo. Ello ilustra el progresivo olvido y desfiguración que ocuparon la mente de los ilustradores, que jamás habían visto un elefante. Para el imaginario de la Europa medieval eran bestias formidables que fueron representadas de muy variadas formas. Los frescos que están en España pueden verse en el Museo del Prado.

Lázaro

Resurrección de Lázaro.

Dromedario

Fresco de un dromedario.

Cacería de liebres

Cacería de liebres.

Tapiz de Bayeux

A

La obra de hoy es el Tapiz de Bayeux, una obra colosal realizada en el siglo XI. Sus autores se desconocen. El tapiz es un gran bordado de casi 70 metros de largo en el que se narran los hechos previos a la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo el Conquistador, hechos que culminan en la Batalla de Hastings de 1066. La obra incluye diversas escenas indicadas con su título en latín. Nos referimos a colosal no sólo por el gran tamaño del tapiz, sino por la minuciosidad con la que éste fue realizado. Incluye más de 600 personajes, 202 caballos y mulas, 41 navíos…Las figuras además presentan un naturalismo que ya indica el camino que seguirán las artes figurativas a finales de la Edad Media. La escena escogida representa a Harold el Sajón cruzando el Canal de la Mancha. El tapiz se conserva en el Musée de la Tapisserie de Bayeux, en Normandía. Puedes verlo completo aquí. Bayeux Tapestry, Bayeux / Personal picture taken by user Urban, February 2005, Wikicommons.

Los cuatro jinetes del Apocalipsis, Beato de la Universidad de Valladolid

A

Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis es un manuscrito del siglo X conservado en la Universidad de Valladolid. Dado que no conocemos el nombre de su autor se le llama simplemente Beato de la Universidad de Valladolid. Según se aproximaba el final del primer milenio, un clima de pesimismo y paranoia se instaló en la Cristiandad. Se pensaba que cuando llegase el año mil el fin del mundo llegaría, es lo que se conoce como el Milenarismo. Fruto de este pensamiento surgieron una serie de ilustradores que comenzaron a dibujar unas coloridas y expresivas figuras para acompañar al capítulo bíblico del Apocalipsis. El primero de estos ilustradores fue el Beato de Liébana. En la obra podemos ver varias de las características de este estilo: colores planos y brillantes, que recuerdan en cierto modo al Fauvismo, rostros expresivos y escenas fantasiosas.

La Maestá, Duccio

Maestá de Duccio

La Maestá de Duccio es una de las obras maestras de la pintura del siglo XIV. El pintor de la Escuela de Siena recibió este encargo para decorar el altar mayor de la catedral de la urbe. Es un gran retablo dividido en tres partes y está pintada por los dos lados. La escena que vemos se halla en el panel central de la parte frontal. En ella vemos a la Virgen entronizada con el niño rodeada de los apóstoles y santos. La escena muestra aún influencias bizantinas entre las que cabe resaltar el fondo dorado de la composición. Sin embargo, observamos ya las novedades que caracterizaron la evolución del arte italiano: sensación de tridimensionalidad gracias a la creación de un espacio arquitectónico (el trono de la Virgen) y el exquisito tratamiento de los ropajes, especialmente el manto azul de la Virgen. Actualmente la obra se puede ver en el Museo dell’Opera Metropolitana del Duomo, Siena. Aquí se puede ver el retablo al completo, parte frontal y reverso.

Los efectos del buen gobierno en la ciudad, Ambrogio Lorenzetti

Efectos del buen gobierno en la ciudad

Efectos del buen gobierno en la ciudad (1338-1340), de Ambrogio Lorenzetti, es uno de los murales correspondientes al programa iconográfico emprendido por el partido guelfo (partidarios del papa) en la ciudad de Siena. Las autoridades municipales querían reflejar los beneficios que traerían sus políticas para los habitantes de la urbe. Dicho programa iconográfico fue elaborado por Ambrogio y su hermano Pietro y se plasmó en una serie de murales ubicados en el ayuntamiento municipal. Cuando los visitantes entraban en el Palazzo primero veían los efectos del mal gobierno y al girar la vista a la derecha observaban los beneficios del buen gobierno de sus regidores. En el fresco se pueden apreciar las innovaciones que estaba experimentando la pintura italiana del siglo XIV: se da mayor importancia a la perspectiva, se narra un tema profano y se trata que haya sensación de profundidad. Los efectos del buen gobierno se pueden resumir en seguridad (los caballeros paseando por la urbe), abundancia (por la cantidad de mercancias que circulan) y la armonía entre los ciudadanos. El mural se puede ver en la Sala de la paz del Palacio Público de Siena.