La batalla que fue ganada por gatos

Los animales han sido parte importante en la historia del hombre y en la de la guerra. Los elefantes que Anibal se empeñó obstinadamente en hacer cruzar por los Alpes, los caballos que anonadaron a los indígenas precolombinos, las mulas y bueyes que cargaban pertrechos o los perros que atacaban a los combatientes enemigos han sido una constante bélica hasta tiempos recientes. Sin embargo, pocos han usado los animales de la forma en que lo hizo Cambises, rey de Persia.

En el siglo VI antes de Cristo los persas vivieron una vertiginosa expansión después de que Ciro el Grande unificara Persia y Media hacia el año 550 a.C. Estos pueblos, de etnia irania, llevaban en la zona desde principios del primer milenio antes de Cristo, permaneciendo en un discreto segundo plano hasta el gobierno de Ciro.

Tras obtener Persia y Media irían cayendo de forma sucesiva el Imperio Neobabilónico y Anatolia, hogar de los lidios. Los reyes persas no se detuvieron allí y, amparados por los éxitos precedentes, se fijaron en dos nuevos objetivos: el milenario Egipto y la cultivada Grecia.

Cambises sucedió a su padre, Ciro el Grande, hacia el 530 a.C. Lo primero que realizó fue ponerse manos a la obra para llevar a cabo la colosal tarea que le habían encomendado: conservar y agrandar el imperio más grande del mundo conocido. Mientras tanto, Egipto estaba de capa caída. Tras dos milenios de existencia, en los que tuvieron buenas y malas épocas, Egipto se había desplomado, perdiendo gran parte de su capacidad económica y militar.

Cinco años después de que Cambises ascendiera al trono, Psammético III se convirtió en el faraón de Egipto. El rey persa decidió no posponer por más tiempo la conquista del país norafricano. Lo primero que tenía que resolver era un problema básicamente logístico: ¿Cómo cruzar el Sinaí, territorio desértico que no podría nutrir a su ejército formado por miles de hombres? Para ello, acordó una alianza con algunos jefes beduinos del desierto, que le revelaron donde se hallaban los depósitos de agua de la zona.

La noticia de la expedición persa no pilló a Egipto desprevenido. Desde la campaña expansiva sin precedentes de Ciro se esperaba un ataque de los persas. Las esperanzas egipcias eran muy limitadas y se basaban en una posible alianza con las polis griegas, la otra gran víctima de la expansión de los iranios. Por aquel entonces, Egipto ya estaba plagado de colonos griegos que habían hecho cierta fortuna allí. Uno de ellos, Udjahorresne, era el jefe de la flota, mientras que Fanes de Halicarnaso era el comandante de los mercenarios que residían en Egipto.

La primera mala noticia para Psammético llegó pronto: los griegos le habían abandonado. Incluso el tirano de Chipre había decidido apoyar a Persia. Ello llevó a la deserción de la flota y de los mercenarios griegos. El faraón logró reunir un pequeño ejército para enfrentarse a los persas, pero la victoria era casi imposible. Finalmente, los dos ejércitos se encontraron en Pelusio, en el Delta del Nilo.

En este punto fue cuando Cambises ideó una genialidad. Conocía perfectamente las costumbres, los dioses y la cultura de los egipcios y supo aprovecharlas a su favor. El rey persa ordenó a sus hombres que se pintaran en los escudos la imagen de Bastet, la diosa egipcia protectora del hogar y asociada a los gatos, el animal sagrado en el Egipto faraónico. Los egipcios se quedaron indecisos: no querían ofender la efigie de su diosa. Entonces se desencadenó el ataque persa que causó una terrible mortandad. Ctesias, historiador griego del siglo V a.C., afirma que murieron cincuenta mil egipcios. La campaña había terminado.

Encuentro entre Cambises II y Psammético III, pintura de Adrien Guignet.

Encuentro entre Cambises II y Psammético III, pintura de Adrien Guignet.

Los supervivientes corrieron a esconderse a la cercana fortaleza de Pelusium. Cambises no quería enfrentarse a un largo y penoso asedio, máxime cuando tenía que conquistar un país árido y hostil. Tenía que vencer a los atrincherados y debía hacerlo cuanto antes. El rey persa dio una nueva muestra de su genialidad y ordenó a sus hombres que capturaran cuantos gatos fueran posibles. Posteriormente empezó a lanzarlos contra el interior de la fortaleza.

Cundió el pánico entre los egipcios, temerosos de herir a uno de aquellos animales sagrados. Los arqueros no se atrevían a disparar a sus enemigos. El impacto moral fue brutal, por lo que los egipcios se rindieron y la fortaleza cayó en las manos de Cambises. El monarca persa supo aprovechar el respeto y veneración existente en el Antiguo Egipto hacia estos animales.

Tras su éxito, Cambises descendió y tomó Menfis, la capital de Egipto. Psammético fue capturado pero en un principio le fue perdonada la vida. Cambises se autoproclamó faraón, tomó los títulos tradicionales de la realeza egipcia y tomó todo el país, proyectando incluso descender e invadir el país de los nubios. Psammético comenzó a tramar una revuelta para recuperar su corona pero fue descubierto y ejecutado por los persas. Cambises murió tres años más tarde pero se desconoce si se suicidó debido al éxito de una revuelta en Persia que había alzado al trono a un mago llamado Gaumata o si se debió a un accidente. Cambises fue sucedido por otro gran rey: Darío, el monarca que fue derrotado por los griegos en Maratón.

En cuanto a Egipto, permaneció bajo dominio persa hasta 404 a.C. Después, tras un breve periodo de independencia, volvió a caer en dominio de los iranios hasta que Alejandro Magno lo liberase y se proclamase faraón. Tras la muerte de éste vendría una época en la que Egipto recobraría la independencia y el prestigio pese a estar gobernada por extranjeros: el Egipto Ptolemaico.

Para saber más

Darío I

Dominio persa de Egipto

Los gatos en el Antiguo Egipto

Galería de imágenes

La cuenta de Juan R. Lazaro, autor de la fotografía de la cabeza de Psammético III, tiene más imágenes de arte y estatuillas egipcias.

Tapiz de Bayeux

A

La obra de hoy es el Tapiz de Bayeux, una obra colosal realizada en el siglo XI. Sus autores se desconocen. El tapiz es un gran bordado de casi 70 metros de largo en el que se narran los hechos previos a la conquista normanda de Inglaterra por Guillermo el Conquistador, hechos que culminan en la Batalla de Hastings de 1066. La obra incluye diversas escenas indicadas con su título en latín. Nos referimos a colosal no sólo por el gran tamaño del tapiz, sino por la minuciosidad con la que éste fue realizado. Incluye más de 600 personajes, 202 caballos y mulas, 41 navíos…Las figuras además presentan un naturalismo que ya indica el camino que seguirán las artes figurativas a finales de la Edad Media. La escena escogida representa a Harold el Sajón cruzando el Canal de la Mancha. El tapiz se conserva en el Musée de la Tapisserie de Bayeux, en Normandía. Puedes verlo completo aquí. Bayeux Tapestry, Bayeux / Personal picture taken by user Urban, February 2005, Wikicommons.

Carlos de Viana, el príncipe desdichado

Carlos de Viana (1421-1461) fue el primogénito de Juan II de Aragón y Blanca I de Navarra. De no haber sido por su pronta muerte, tal vez acelerada por su madrastra, Fernando el Católico, primogénito del segundo matrimonio de Juan II de Aragón, se hubiese tenido que conformar con ser un infante o, tal vez, el rey de Sicilia. No habría habido Reyes Católicos y, por tanto, la historia de España habría cambiado.

Carlos nació en Peñafiel, Valladolid. Desde su nacimiento las esperanzas navarras se depositaron en él, ya que era nieto del rey Carlos III de Navarra e hijo de la futura Blanca I. Por parte paterna sus aspiraciones al trono aragonés estaban más diluidas, ya que su padre Juan era simplemente el hermano menor del rey Alfonso V, un hombre joven del que se esperaba descendencia más pronto que tarde.

Su abuelo Carlos III de Navarra le concedió el Principado de Viana señalándole como heredero después de su madre. A la muerte del rey en 1425, Blanca se convirtió en la reina de Navarra pero fue una monarca débil. Igual que le ocurrió a la célebre Juana la Loca, Blanca fue un títere en manos de su marido Juan, quien aspiraba a la realeza pese a su papel de rey consorte. El rey fue quien manejó los asuntos de estado y metió al reino en guerras contra Castilla para satisfacer sus intereses y ambiciones personales aun perjudicando los de Navarra. Estamos en una época en la que Castilla sufrirá permanentes intromisiones de los infantes de Aragón, primos de los reyes Trastámara castellanos.

Blanca falleció en 1441. Según las leyes tradicionales de Navarra, Carlos de Viana debía convertirse en el nuevo rey. Su madre, conocedora de las ambiciones de su marido, quiso evitar el conflicto fratricida y en su testamento pidió a su hijo que no asumiese el título de rey sin el consentimiento de su padre. Carlos optó a regañadientes por ocupar la lugartenencia del reino.

Con el paso de los años las rivalidades entre padre e hijo aumentaron. Juan quería seguir gobernando los asuntos navarros hasta su muerte mientras que Carlos reivindicaba sus legítimos derechos como sucesor de su madre. Juan contrajo matrimonio por segunda vez en 1447 con Juana Enríquez, una noble castellana emparentada lejanamente con el rey Juan II de Castilla. El fruto de aquella boda fue el futuro Fernando el Católico.

La nueva esposa de Juan, que quería favorecer a su hijo, alentó a éste contra Carlos. A su vez, la intromisión de Juan en los asuntos navarros fue en aumento. El momento de debilidad política y militar de Juan tras su derrota en la Batalla de Olmedo y el ofrecimiento de ayuda castellana determinaron a Carlos a romper con su padre. Carlos reclutó un ejército y declaró la guerra a Juan a la vez que en la corte estallaba una guerra civil en la que los beaumonteses apoyaron a Carlos y los agramonteses a Juan.

Pese a la ayuda castellana, Carlos fue derrotado y apresado. Tuvo que prometer no ostentar la corona de Navarra hasta la muerte de su padre por la Concordia de Valladolid de 1455, que además ponía fin a los litigios entre Castilla y Aragón. El Príncipe de Viana no tardó mucho en romper su palabra y volver a enfrentarse con las armas a su padre en el campo de batalla. Derrotado de nuevo y desheredado junto a su hermana Blanca por el apoyo que ésta le prestó, hubo de huir al exilio en Nápoles, donde Alfonso V, su tío y rey de Aragón, tenía establecida la corte.

Carlos de Viana gozó del apoyo popular en Navarra y Cataluña. Su muerte provocó una guerra civil en Cataluña. Códice medieval.

Carlos de Viana gozó del apoyo popular en Navarra y Cataluña. Su muerte provocó una guerra civil en Cataluña. Códice medieval.

Alfonso V murió en 1458 sin descendencia pero antes obligó a Juan a revocar el desheredamiento de Carlos y Blanca. Juan pudo al fin ser coronado rey de Aragón, lo que convertía a Carlos de Viana en rey legítimo de Navarra y heredero a la corona aragonesa. Su padre, quien no tenía el menor interés en Italia, le ofreció entonces las coronas de Nápoles y Sicilia para apaciguarle. Carlos declinó el ofrecimiento por lo que la corona napolitana pasó al hijo bastardo de Alfonso V, el rey Ferrante.

Juan permitió volver a Carlos a la Península Ibérica en 1459. Padre e hijo se reconciliaron y se comenzó a buscar un matrimonio ventajoso para Carlos, quien ya se acercaba a los cuarenta años y no tenía herederos pese a haber estado ya casado años antes. Carlos reparó en una princesa de Castilla, hermana del rey Enrique IV: Isabel de Trastámara, la futura Isabel la Católica.

Juan quería que la princesa se casara con su hijo Fernando, por quien sentía predilección, por lo que se volvió a pelear con Carlos. El Príncipe de Viana fue apresado y llevado a la prisión de Morella. Ello despertó la oposición de los catalanes y navarros que se levantaron contra Juan II, por lo que el rey hubo de ceder y poner a su hijo en libertad. Entonces comprendió la peligrosa arma política que suponía Carlos de Viana.

El príncipe entró aclamado en Barcelona donde fue jurado como heredero a la Corona de Aragón y lugarteniente perpetuo de Cataluña. Mientras se hospedaba en el Palacio Real de Barcelona, Carlos cayó enfermo. Hubo sospechas de envenenamiento por parte de Juana Enríquez que quería que la herencia recayese en su hijo Fernando. Carlos de Viana, rey legítimo de Navarra y heredero de la Corona de Aragón, murió el 23 de septiembre de 1461, oficialmente por tuberculosis. La muerte del príncipe dio inicio a una guerra civil en Cataluña.

El resto de la historia es sobradamente conocida. Fernando se convirtió en el heredero de la Corona de Aragón, la cual ocupó a partir de 1479. Contrajo matrimonio con Isabel la Católica y juntos unificaron los dos reinos. Curioso reseñar que en principio ni Fernando ni Isabel estaban llamados a ser reyes. La corona navarra pasó en 1479 a Leonor, única hija superviviente para entonces del matrimonio de Juan II y Blanca I. Su reinado fue efímero, murió un mes después de ser coronada.

El título de Príncipe de Viana da nombre a un premio cultural de Navarra, debido al activo mecenazgo de las artes que ejerció Carlos de Viana como príncipe renacentista, y en la actualidad lo ostenta Leonor de Borbón como heredera de los reinos que formaron España.

Para saber más

La dinastía Evreux en Navarra

El reinado de Juan II de Aragón

La conquista de Navarra

Galería de imágenes

Boulevard Montmartre en una mañana nublada, Camille Pisarro

A

Boulevard Montmartre en una mañana nublada es una pintura impresionista realizada por el artista Camille Pisarro. Los impresionistas buscaron ante todo analizar los efectos de la luz y el tiempo atmosférico sobre los paisajes. Pisarro realizó una serie de obras sobre esta misma calle bajo distintas condiciones: nublado, lluvioso, por la mañana, por la tarde…Esta pintura fue realizada en 1897. Las figuras en esta obra son secundarias y nos muestran los quehaceres cotidianos del París de finales del siglo XIX. El punto de vista del espectador es elevado, como si estuviese situado en el primer piso de una de las casas de aquella calle. La pincelada es suelta y abocetada. La obra se puede ver en la Galería Nacional de Victoria, en Melbourne, Australia.

El rey pastelero

En ocasiones la extraña desaparición de un rey ha dado ocasión a que salgan personajes advenedizos que, usurpando la regia figura, reivindiquen ser el señor legítimo de dichos reinos. Ocurrió en Francia tras la muerte de Luis XVII, en Inglaterra tras la extraña desaparición de Eduardo V o en el reino de Sicilia tras el asesinato en batalla de Conradino. Portugal no fue una excepción.

Sebastián de Portugal (1554-1578) fue un rey inmerso en el ideal de la Cruzada. Romántico y soñador, posiblemente debido a su corta edad, no dudó en embarcarse a una peligrosa cruzada en el Norte de África pese a no tener herederos, ignorando los consejos de su tío Felipe II de España, quien le recomendó precaución. Al mando de 20.000 cristianos de distinta procedencia se enfrentó a un contingente beduino en la Batalla de Alcazarquivir un 4 de agosto de 1578. El rey murió junto a lo más granado de la nobleza lusa en lo que fue un desastre sin paliativos para las fuerzas cristianas.

Portugal quedó descabezado, sin rey ni gran parte de su aristocracia…pero el cadáver del rey no apareció. En esas difíciles condiciones, el trono recayó en el tío del rey, el anciano cardenal Enrique, quien contaba con 66 años. El nuevo monarca trató de secularizarse para tener descendencia, pero el Papa no se lo permitió y a su muerte, dos años más tarde, la corona de Portugal recayó en Felipe II de Habsburgo.

Años después surgió la curiosa figura de Gabriel de Espinosa, el “Pastelero de Madrigal”. Los portugueses nunca habían olvidado a su rey y soñaban con que siguiese vivo y volviese a reclamar su trono. Tras la desaparición de Sebastián aparecieron dos usurpadores reivindicando ser el rey, crimen por el que fueron ejecutados.

El lugar de nacimiento de Espinosa no está claro, se lo disputan las localidades de Madrigal y Toledo, de donde procede el documento más antiguo que tenemos sobre él: un examen que Gabriel de Espinosa realizó para poder ejercer el oficio de pastelero. Su origen tampoco está claro. Posiblemente fuese huérfano aunque se ha llegado a decir que era hermanastro de Sebastián e incluso el propio rey que había escapado del cautiverio musulmán.

Gabriel de Espinosa no parecía un pastelero cualquiera. Hablaba con soltura el alemán y el francés y mostraba destreza en la equitación, cosas que posiblemente aprendió en una de las muchas campañas que España mantenía en el extranjero; como pastelero se dedicaba a seguir al ejército para vender a los soldados sus dulces.

Gabriel llegó a Madrigal en 1594. Allí se encontraba desterrado fray Miguel de los Santos. Este era un monje que había apoyado las pretensiones al trono del prior de Crato en contra de los derechos a la corona lusa de Felipe II, por lo que fue apartado de Portugal y obligado a trasladarse a Castilla. Fray Miguel nunca se olvidó de la causa de la independencia portuguesa.

Un día fray Miguel conoció a Gabriel de Espinosa. Pensó que era inusualmente culto para su humilde condición y reparó en que tenía un enorme parecido con el desaparecido Sebastián, quizá debido a que los dos eran pelirrojos y los pelirrojos no abundaban en la Península Ibérica. El religioso decidió aprovechar esta semejanza entre pastelero y rey para hacer pasar al primero por el segundo, plan que fue aceptado por Gabriel de Espinosa. La conspiración estaba en marcha.

Lo primero que hizo fray Miguel fue presentar al pastelero a los más ilustres nobles de la localidad. En ello tocó el corazón de una joven llamada María Ana de Austria, hija natural, que no legítima, de don Juan de Austria. La muchacha era una romántica que soñaba con ser reina, le encantaban las historias de aventuras y creía firmemente que su primo Sebastián estaba vivo. El monje decidió aprovechar la fuerte baza de la muchacha que, por muy ilegítima que fuera, era de sangre Habsburgo.

La Batalla de Alcazarquivir de 1578 supuso uno de los mayores desastres de la historia de Portugal. Grabado de Miguel Leitão de Andrade en la obra

La Batalla de Alcazarquivir de 1578 supuso uno de los mayores desastres de la historia de Portugal. Grabado de Miguel Leitão de Andrade en la obra “Miscelânea” de 1629.

Fray Miguel acordó el matrimonio de Gabriel de Espinosa con la joven, aunque primero habrían de obtener una dispensa papal porque, supuestamente, los jóvenes eran primos. Poco después comenzaron a llegar nobles procedentes de Portugal a ver a aquel pastelero que era, según decían los rumores, su rey. Creyéndolo sinceramente o por interés, el hecho es que muchos le reconocieron como el desaparecido Sebastián.

Para continuar con el plan, María Ana le entregó a su prometido unas joyas. Gabriel viajaría a Valladolid para venderlas y obtener dinero para poder iniciar una conjuración. Allí cometió un gran error. Se comportó con altanería mostrando las joyas y criticando abiertamente al rey Felipe II, por lo cual fue detenido. La sorpresa de sus captores fue mayúscula ya que pensaban que era un delincuente común pero cuando registraron sus pertenencias encontraron unas cartas en las que fray Miguel le trataba de “majestad”.

Las fuerzas de seguridad de Felipe II rápidamente se pusieron en acción. Prendieron al religioso y encerraron a María Ana de Austria en sus aposentos. Se inició un proceso penal en el que se juzgaba la suplantación de la persona del rey. Felipe se ocupó personalmente del proceso y exigió el máximo rigor. Gabriel de Espinosa fue sometido a tortura reconociendo y negando en distintas ocasiones la suplantación de la figura del rey.

El pastelero rey fue ahorcado el 1 de agosto de 1595. Las crónicas afirman que el reo mostró una gran dignidad lo que contribuyó a acrecentar su leyenda. Fray Miguel fue secularizado y posteriormente ahorcado, pero sostuvo hasta el momento final que creía firmemente que Gabriel de Espinosa era el rey Sebastián, al cual había conocido personalmente. En cuanto a María Ana de Austria fue encerrada en el monasterio de clausura de Nuestra Señora de Gracia, en Ávila. Tras la muerte de Felipe II se la perdonó y se la dejó ir al Monasterio de Madrigal, donde llegó a priora. En 1611 fue nombrada abadesa del Monasterio de las Huelgas Reales, en Burgos.

El Sebastianismo siguió existiendo y los portugueses soñaron con la llegada de un buen rey que acudiría a rescatar a su país en su momento más difícil para volver a llevarlo a la gloria. Pasó así a ser un movimiento místico semejante a la leyenda inglesa que afirma que el rey Arturo volverá a Inglaterra cuando su país lo necesite.

Para saber más

Reinado de Sebastián I

Compromisos de Felipe II para obtener la corona portuguesa

Felipe II y Portugal

Galería de imágenes

Doña Isabel la Católica dictando su testamento, Eduardo Rosales

A

La obra Doña Isabel la Católica dictando su testamento es una pintura histórica realizada por el artista español Eduardo Rosales en 1864. La escena se ambienta en 1504, en Medina del Campo, cuando la reina se encuentra en su lecho de muerte. La imagen es de gran solemnidad y pesadumbre. El centro de la composición lo forman la reina y su lecho donde destaca el blanco de las sabanas y el manto. La nota de color la ponen las vestiduras rojas del rey Fernando, sentado. A su lado está su hija Juana. Entre los asistentes también se puede ver al Cardenal Cisneros con su hábito cardenalicio. La obra fue realizada durante la estancia del pintor en Roma. Rosales la presentó para el concurso de la Exposición Universal de París de 1867 donde ganó la medalla de oro para extranjeros. La obra fue adquirida por el gobierno español y expuesta en el Museo de Arte Moderno. Tras su clausura en 1971 la pintura se trasladó al Museo del Prado, donde actualmente se exhibe. Click para ampliar.