¿El primer flashmob de la historia?

La Europa de principios del siglo XVI era un continente convulso que empezaba a sufrir los envites del Luteranismo. Por si fuera poco, Estrasburgo, situada en Alsacia, siempre había sido una zona en disputa entre el Sacro Imperio (Alemania) y Francia. Podemos decir que en aquella época en la ciudad la tensión se podía cortar con un cuchillo. Precisamente por eso sería aún mayor la sorpresa del forastero que cuando entrase en la ciudad viese a más de 400 personas bailar sin parar por las calles de la localidad.

La Epidemia del baile de 1518 es uno de los episodios más desconcertantes e hilarantes de la historia europea. La primera en sufrir esta curiosa enfermedad fue una mujer llamada Frau Toffea. El evento podría haber pasado por la locura de una lunática si no fuese porque la mujer se mantuvo bailando durante cuatro a seis días. A ello se le suma el hecho de que se le fueron uniendo bailarines con quienes realizaba una esperpéntica coreografía: brazos y piernas moviéndose sin control acompañados de caras de espanto, de no saber qué estaba ocurriendo, de miedo, cansancio y dolor. Los enfermos padecían además otros síntomas, como ataques de ira contra los perplejos espectadores que les observaban o un odio irracional hacia el color rojo y los zapatos puntiagudos.

Una mujer llamada Frau Toffea fue la primera en contagiarse de la Epidemia del baile de 1518.

Una mujer llamada Frau Toffea fue la primera en contagiarse de la Epidemia del baile de 1518. Grabado de Hendrik Hondius.

El episodio se fue agravando con el paso de las semanas en las que el número de bailarines iba aumentando sin parar. Ello queda acreditado por las actas de defunción firmadas por los médicos y en las que reza como causa de la muerte “el baile”, las directrices expedidas por el ayuntamiento en plena epidemia y diversas crónicas que hacen mención al hecho. Pasado un mes ya eran cuatrocientos los habitantes de la ciudad que bailaban frenéticamente por las calles. Los nobles de la ciudad, preocupados, pidieron consejo a los médicos. Estos diagnosticaron que los enfermos padecían un problema de “sangre caliente” y les aconsejaron que siguieran bailando como forma de curarse. Por ello los nobles construyeron una tarima que funcionase como escenario de baile e incluso contrataron músicos que ponían la banda sonora a este curiosísimo evento. Pronto las roturas de huesos, los derrames cerebrales y los infartos comenzaron a hacer acto de presencia y los pobres bailarines empezaron a morir. Finalmente la epidemia se fue de forma súbita, tal y como había venido.

¿A qué se pudo deber la inusual enfermedad? La ciencia médica de hoy en día aún se halla perpleja y no hay ninguna explicación aceptada de forma unánime aunque algunos apuntan a la ingesta de un hongo alucinógeno. El historiador John Waller observó una correlación entre el nivel socioeconómico de la población y los enfermos. En su libro Tiempo para morir: La Extraordinaria Historia de la plaga de baile de 1518 el autor expone que justo en la época de la epidemia se vivía una época muy dura en la zona de Estrasburgo. Las malas cosechas habían provocado una hambruna en la que, lógicamente, el sector más perjudicado habían sido las clases sociales más bajas que fueron las más afectadas por la epidemia. Por ello John Waller concluye que la epidemia fue un caso de histeria colectiva que tuvo como detonante el episodio de hambruna pero en el que también tuvieron gran influencia las costumbres y las supersticiones de la región. Los afectados bailaban por efecto repetición de forma involuntaria y espasmódica totalmente sumergidos en la psique colectiva sin saber qué estaba ocurriendo.

Respondiendo a la pregunta del titular, ¿Fue la epidemia de 1518 el primer “flashmob” de la historia”? Hay que afirmar, para la sorpresa, que no. Hubo otros episodios similares, hasta una decena, pero peor documentados. Valgan como ejemplos el protagonizado por niños en Erfurt, Alemania, en 1237, o el de 1278 en Utrecht con hundimiento de puente incluido y que costó la vida a unas 200 personas. Aparte de las epidemias de baile, en el extraño libro de anales de las enfermedades humanas figuran epidemias de risa y ataques de sueño sin control.

Enlaces de interés

http://www.muyinteresante.com.mx/historia/14/12/12/epidemia-baile-1518/

http://invasionabisal.com/la-epidemia-de-baile-de-1518/

http://historiaextravagante.com/epidemia-de-la-risa/

Galería de imágenes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s